Skip links
Flan de queso

ROSCÓN O ROSCA DE REYES FÁCIL, SIN AMASADORA Y SIN MASA MADRE

El Roscón de Reyes es una de esas tradiciones y recetas que yo creo que no se perderán nunca porque todos las adoramos y esperamos cada año que llegue otra vez el momento de probarlas..

Si hay alguna receta que todos casi sin excepción probamos es el Roscón de Reyes. Sin embargo este año os reto a prepararlo vosotros mismos, o mejor aún, ayudados por vuestros hijos. Veréis cómo os sabe el doble de bueno… Luego sólo hace falta una taza de chocolate caliente y… ¡a esperar que vengan los Reyes Magos!

CÓMO PREPARAR UN ROSCÓN DE REYES

¿Sabes cuál es el origen del Roscón de Reyes? Dicen que el mayor promotor de este dulce fue el rey francés Luis XV. Cuenta la historia que el cocinero de la Corte, de origen eslavo, quiso agasajar al Monarca el día de la Epifanía con un roscón tradicional de su tierra, pero con una sorpresa en su interior: un medallón de diamantes que compró gracias a la colaboración de otros miembros del servicio.

Mientras que la tradición se perdía en Europa del Este, Luis XV quedó encantado con el invento y se dedicaría a propagarlo, con una moneda en su interior como sorpresa, entre la aristocracia francesa y europea.

Así fue como, a lo largo del siglo XVIII, llegaría a España, donde recibió una excelente acogida. Pronto la costumbre pasaría de los nobles al pueblo llano, siendo Madrid y Sevilla importantes baluartes de esta obra maestra de la repostería. Poco a poco, todo el país y sus colonias (sobre todo México) se fueron dejando seducir por su sabor único.

¿Te animas a seguir el paso a paso de este Roscón de Reyes casero?

FERMENTO PREVIO

INGREDIENTES

  • 20gr Levadura
  • 40gr Leche
  • 8gr Azúcar
  • 50gr Harina

Preparación del Fermento

  1. Empezamos con el preferente. En un bol pequeño mezclamos la leche templada, no caliente, con la levadura y dejamos que esta se diluya.
  2. Añadimos la harina y el azúcar y mezclamos bien, hasta que se vuelva una masa pegajosa y homogénea.
  3. Tapamos el bol con film transparente y dejamos que duplique su volumen.
  4. O también lo podemos hacer en el interior de los ingredientes secos.

MASA DEL ROSCÓN DE REYES

INGREDIENTES

  • 200gr Harina de repostería
  • 4gr sal
  • 55gr azúcar
  • 1unid huevo
  • 1unid yema
  • 1cdas esencia de vainilla
  • 1cdas esencia de agua de Azahar
  • 1tap. coñac
  • 45gr mantequilla (punto pomada)
  • c/n agua restante

INGREDIENTES PARA DECORAR

  • 150gr frutas abrillantadas, confitadas o escarchadas
  • 70gr azúcar húmeda (ver vídeo)

Preparación del Fermento

  1. En una jarra incorporamos las yemas, azúcar, esencia de vainilla, agua de azhar, coñac, levadura y reservamos.
  2. Los únicos ingredientes que no añadimos son la mantequilla.
  3. Comenzamos el proceso de amasado, inicialmente dentro del bol y luego sobre una superficie de trabajo.
  4. Mezclamos el harina y sal, luego hacemos un hueco agregamos el fermento ya listo. Luego agregamos los líquidos, mezclamos hasta formar una masa rugosa, en ese momento incorporar la mantequilla en cubos a punto pomada, hasta unificar por completo.
  5. En el proceso del amasado estaremos unos 5 minutos. Con este tiempo habremos conseguido una masa elástica, con humedad y brillante.

Reposo de la masa, horneado y presentación final

  1. Hacemos una bola con la masa y la colocamos dentro de un bol. Tapamos el bol con una bolsa y luego con un paño, la dejamos fermentar durante 1 hora.
  2. La intención es conseguir un ambiente de unos 22ºC a 25ºC para que la masa trabaje en las mejores condiciones.
  3. Pasado este tiempo vemos que la masa ha crecido hasta duplicar su volumen.
  4. Rompemos las burbujas sobre la superficie de la mesada, hacemos un hueco al medio y colocamos en molde o placa con aro en el medio.
  5. Pintamos (mezcla de huevo, leche y una gotitas de aceite). Decoramos con frutas y azúcar húmeda. Repetimos el proceso de levado hasta duplicar.
  6. El Rosco habrá vuelto a crecer saliendo un poco del molde.
  7. Horneamos con el horno previamente caliente a 180º C durante 15 minutos y luego bajamos a 160g terminamos de cocinar.
  8. Ya sabéis que cada horno es un mundo y que pueden variar el tiempo de horneado, a más o menos tiempo.
  9. Retiramos del horno y dejamos que se enfríe sobre una rejilla. Es importante que una vez horneado el roscón lo dejemos enfriar.
  10. Para así conseguir una miga mucho mas esponjosa. Con un mínimo de 30m.

Recomendaciones para un Roscón delicioso

  • Cuida tu horno y si ves que se tuesta demasiado la superficie a mitad de horneado, cubre con papel de aluminio. Una vez que finalice el horneado, apaga el horno, entreabre la puerta del horno (puedes ponerle una cuchara de madera para evitar que se cierre) y deja que el calor vaya disminuyendo lentamente, así evitarás cambios bruscos de temperatura. Este paso no es imprescindible si cuando retiras el roscón del horno lo pones en la encimera a resguardo de corrientes de aire.
  • No corras, dale el tiempo que necesita la masa para que desarrolle la levadura y así tener una masa esponjosa, un requisito imprescindible para el repostero casero, es ejercitar la paciencia.
  • Los tiempos de levado no son para llevar a rajatabla, dependerán de la temperatura que haya en tu cocina que posiblemente no sea la misma que en la mía. Si quieres darle una pequeña ayudita a tu masa, enciende tu horno a 40º, cuando llegue a esa temperatura apágalo, mete la masa dentro y verás que alegre se pone.
  • La masa suele dar para un roscones pequeños (de unos 500 g) si en vez de hacer un roscón ç prefieres hacer doble la receta , puedes congelar la otra mitad de la masa y utilizarla más adelante. Cuando quieras descongelarla la dejas a temperatura ambiente o en la nevera la noche anterior y sigues la receta formando el roscón y dejándolo levar por segunda vez.
  • ¿Cuándo está más tierno el Roscón? Recién hecho, esa es una afirmación rotunda, lo que no quiere decir que no se pueda comer si lo haces el día anterior.